Preguntas Frecuentes


¿Quiénes se deben realizar una colonscopia?

La colonoscopia se recomienda de manera rutinaria a los adultos de 50 años o más como parte del programa de detección del cáncer colorrectal. Los pacientes con antecedentes familiares de cáncer de colon o recto pueden realizarse la colonoscopia a los 40 años. El médico puede recomendar también una colonoscopia si hay cambios en los hábitos de defecación o hemorragias que indiquen un posible problema en el colon o el recto.

La colonoscopia puede ser necesaria para:
• Revisar síntomas abdominales inexplicables
• Revisar una enfermedad inflamatoria intestinal (colitis)
• Verificar la presencia de pólipos o tumores localizados con un examen con enema de bario rayos X.
• Examinar a pacientes con resultados positivos en la prueba de detección de sangre en heces.
• Controlar a los pacientes con antecedentes personales o familiares de pólipos o cáncer de colon.



¿Quiénes se deben realizar una Endoscopia?

Hay indicaciones precisas y hasta urgentes de realizar la endoscopia, tales como:

• Hemorragia digestiva manifestada por vómitos con sangre, heces negras y brillantes (sangre digerida) o presencia de sangre visible en las heces.

• Evidencia de úlceras o tumores visualizados por Radiografía de tubo digestivo superior.

• Disfagia (sensación de dificultad permanente para tragar, que se localiza en un sitio preciso y que traduce enfermedad de esófago, no es dolor sino “un estorbo”).

• Reflujo esófago-gástrico, cuando se produce regreso del contenido ácido al estómago y por la irritación de este último se siente una sensación de quemadura en el esófago, regreso de líquido ácido hasta la boca o garganta y dolor en esa zona, además de dolor al tragar.

• En casos de molestias crónicas tipo Dispepsia, especialmente si no ha cedido a tratamientos anti-ulcerosos apropiados, si se asocia con anemia, o si hay pérdida de peso. Sobre todos en zonas de alta incidencia de cáncer gástrico como Centroamérica o Chile.

Estas indicaciones no son las únicas pero son las más frecuentes y más importantes. Generalmente es necesario tomar varias biopsias cuando se hace una endoscopia, aunque no se sospeche cáncer ni se vean anormalidades.